¿Sabes que existe un costo ambiental que no está incluido en los productos que diariamente compramos

Las externalidades son costes relacionados a usar agua, verter residuos y contribuir al cambio climático durante la producción de cualquier material y que son ignorados por las compañías u organizaciones.


Normalmente sabemos que los precios que se encuentran en los productos que cotidianamente compramos están relacionado al pago de los materiales, arriendo, servicios públicos, equipo humano, entre otros, pero lo que realmente no tenemos en cuenta y las empresas tampoco, es que en el precio del producto también hay que incluir las externalidades ambientales que son generadas para satisfacer la necesidad de la sociedad a tener cierto producto en el mercado.


¿Externalidades ambientales? Así es, esta correcto el concepto. El autor Jean-Jacques Laffont define las externalidades como “los efectos indirectos de las actividades de consumo o producción, es decir los efectos sobre agentes distintos al originador de tal actividad que no funcionan a través del sistema de precios” (Vasquez, 2014). En otras palabras, las externalidades son los costos relacionados al uso del agua, a disponer residuos, a generar emisiones de efecto invernadero (GEI), entre otros que se requieren para la producción de un bien o servicio y que nos son incluidos dentro de la empresa, por ende, las compañías no pagan por el coste real del uso y los transfieren hacia el sector público y el ambiente. De allí nace el concepto de “externalizar”, que significa que otros paguen por dichos costos.


Teniendo en cuenta la dinámica que se maneja de manera global en el consumo y producción de bienes y servicios, se establece que el precio que hemos pagado por nuestros productos no refleja el verdadero coste de las cosas. Alguien más está pagando el costo de un inhalador por tener EPOC (enfermedad pulmonar obstructiva crónica), por tener que caminar más para conseguir agua potable por contaminación en los recursos hídricos, por trasladarse a otros países debido a la infertilidad del suelo (denominados refugiados del cambio climático), entre otros impactos al ambiente que están siendo enfrentados por otras comunidades que no tienen beneficios de la rentabilidad del producto en el mercado (Leonard, 2007).


Te presento dos ejemplos concretos de cómo se evidencian las externalidades en la dinámica de producción. Por ejemplo, cuando una empresa Colombiana vende artículos promocionales, está provocando que empresas en China fabriquen estos productos a muy bajos costos, generando unas condiciones laborales paupérrimas que no permiten que las personas tengan un salario digno.


Otro ejemplo es, cuando una planta de sacrificio no incluye los costes externos de su producción y dispone sus residuos líquidos con altísimas cargas contaminantes en afluentes hídricos, contaminando el agua de ríos que puede usarse para riego o consumo de animales en otras zonas.


Como te puedes dar cuenta hasta este punto, hay muchas consecuencias ambientales y sociales que intervienen en la producción y consumo de un solo producto, donde no se tienen en cuenta las externalidades.


¿Por qué no sabía sobre las externalidades?


Hace muchos años en varios sectores de la sociedad se tenía la percepción de que los recursos naturales eran infinitos, por lo que las organizaciones y empresas no tenían en cuenta los impactos en la sociedad y en el ambiente que se estaban generando al producir sus bienes o servicios. Debido a este pensamiento, las empresas dentro de su análisis costo-beneficio que realizaban para determinar el precio de su producto, nunca incluían los costes ambientales que se utilizaban para la producción de este bien; dicha decisión ocasionó que nunca tuviéramos en cuenta este tipo de valores dentro del precio de un producto.


Ahora bien, en la actualidad ya se habla y se discute sobre estos términos porque a nivel global se vienen presentando impactos socioambientales que no están relacionados con las actividades económicas que realiza la comunidad. Esto provocó un análisis para identificar la fuente de estos impactos, dando como conclusión las externalidades de empresas que no tienen en cuenta los costes provocados por su consumo y producción.

Si las empresas ya se saben que son las externalidades, ¿Por qué ellas no están incluyendo estos costes dentro de su sistema?


A pesar de ya reconocer cuales son los impactos ocasionados por la producción de cierto bien o servicio, en la mayoría de los casos se presenta la dificultad de valorar estos impactos monetariamente, lo que ocasiona que los economistas decaigan en su labor y terminen no incluyendo estos valores dentro de ese análisis financiero.


Este desconocimiento no quiere decir que se deba descartar la opción, por el contrario, se debe analizar el proceso desde una visión de ciclo de vida, para así reconocer en cada etapa los posibles impactos, identificarlos y atacarlos para su control, seguimiento o corrección.

A las personas que estén interesadas sobre este tema, les recomiendo el documento “Guía para decisores. Análisis económico de externalidades ambientales” de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) en donde exponen detalladamente la metodología recomendada para incluir las externalidades en una organización.


Catherine Guzmán Avendaño

Ingeniera Ambiental


Bibliografía


Leonard, A. (2007). La historia de las cosas. Tezontle.

Vasquez, V. (2014). Extrernalidades y Medio Ambiente. Revista Iberoamericana de Organización de Empresas y Marketing.

2018-Empressa-B-Certificada-Logo-02.jpg

Comunícate con nosotros

(+57) 3148945067

0

www.sentidoverde.com

Todos los derechos reservados 2019

Calle 94 # 16 - 09 of 302

Bogotá - Colombia

SITIO DESARROLLADO POR CLAN

  • Facebook Sentido Verde
  • Instagram Sentido Verde
  • LinkedIn Sentido Verde
  • Whatsapp Sentido Verde